Descubrimos la ruta secreta de la Reina Letizia

La ruta secreta de la Reina Letizia

Hoy, os descubrimos la ruta secreta de la Reina y su zona favorita de la capital, el barrio de Malasaña. Aquí pasea, va de compras y, por supuesto, disfruta de sus amigas en algunos de los bares más cool de la capital. ¡Tomad nota de las recomendaciones “reales”!

No es ninguna novedad que la Reina Letizia es moderna y cosmopolita a partes iguales, y que pese a sus “obligaciones reales” intenta vivir y disfrutar como cualquier mujer de su generación, aprovechando sus escasos ratos libres para realizar escapadas a algunos de sus lugares favoritos de Madrid.

Muy celosa de su vida privada, doña Letizia sabe como pasar desapercibida, y son contadas las veces en las que la prensa la ha “pillado”. Sin embargo, que no la veamos no quiere decir que no salga, sólo que sabe camuflarse muy bien entre la gente y muchas veces ha logrado que no la reconozcan aunque esté tomando una cerveza en la mesa de al lado.

Doña Letizia es una gran deportista, y cuando puede, le encanta ir andando a los sitios. Camuflada bajo sus enormes gafas de sol, su ruta casi siempre da comienzo en la mítica Gran Vía madrileña. Feliz pasando desapercibida entre la multitud, nuestra Reina se adentra en el corazón de Malasaña, donde se encuentran algunas de sus cafeterías favoritas.

No es raro verla con sus amigas de la Universidad en el “Café de la Luz“, un lugar acogedor en la frontera de Malasaña, Chueca y Gran Vía, donde La Reina se siente como en casa degustando alguno de sus cafés artesanos a media mañana.

Tras recargar fuerzas, llega el turno de llenar la despensa. La Reina, una enamorada de la comida ecológica, tiene predilección por las tiendas en las que venden productos naturales y saludables. “El granel de Corredera“, en la Corredera Baja de San Pablo, es uno de sus graneros favoritos, y hay quien asegura que la han visto en más de una ocasión comprando legumbres, hortalizas y exquisitas especias de todos los lugares del mundo.

Para comer, ya sea con amigos o con el Rey Felipe, doña Letizia suele disfrutar probando comidas del mundo. Restaurantes como “El rey de tallarines” – asiático especializado en tallarines, como su propio nombre indica, en la calle San Bernardino, – “Clarita” (sabores de fusión en la céntrica calle de La Luna) y “Gumbo” (comida estilo Nueva Orleans donde degustar unos sabrosos tomates verdes fritos en la alternativa calle Pez) le encantan.

Por último, en la ruta secreta de la reina, ya sea para tomar el postre o una copa relajada entre amigos, encontramos “La Bicicleta“, en la Plaza de San Ildefonso, que se ha convertido en el bar favorito de la Reina. Pese a que no empezó con muy buen pie – ya que la primera vez que fue un camarero se acercó a ella para decirle que era republicano – doña Letizia se enamoró de sus tartas caseras y su original decoración, y visita el local con amigas siempre que puede.

¡Larga vida al Reino de Malasaña!

La Bicicleta en la ruta secreta de la Reina Letizia
Rey de Tallarines en la ruta secreta de la Reina Letizia